lunes, 30 de mayo de 2011

Usan el sistema GPS para explorar el interior de la Tierra

Este tiempo atrás la mejor manera de explorar las estructuras internas de la Tierra, con el propósito de explorar la densidad y la elasticidad, ha sido mediante algunos experimentos en los laboratorios y mediciones sísmicas.
Pero era difícil fiarse solo de la sismología para lograr que los efectos generados por las variaciones en la densidad resultaran distinguibles de los efectos generados por las variaciones en las propiedades elásticas.
Ahora, el geofísico Mark Simons del Instituto Tecnológico de California (Caltech) y Takeo Ito de la Universidad de Nagoya en Japón, están utilizando datos de para medir la respuesta de la tierra firme ante los movimientos de las mareas , las cuales someten la superficie terrestre a una considerable tensión estructural, y para estimar por separado los efectos generados por la densidad de la Tierra y las propiedades que controlan la respuesta del terreno cuando a éste se le aplica una fuerza.
Usando mediciones del movimiento de la Tierra obtenidas mediante receptores GPS de alta precisión, que estaban registrando datos continuamente, instalados en la mitad oeste de Estados Unidos por el personal del observatorio PBO, los investigadores pudieron fijarse con total precisión en unos  pequeños movimientos de la superficie terrestre, inducidos por las mareas, hasta de un milímetro.
Este equipo se centró sobretodo  en recabar datos sobre las propiedades de la astenosfera, una capa del manto superior que se encuentra debajo de la corteza terrestre.
Los investigadores encontraron que la densidad de la astenosfera en el oeste de Estados Unidos y en el sector oriental del Océano Pacífico era anormalmente baja en comparación con la media mundial.
Las variaciones en la densidad pueden ser un  resultado de variaciones en la composición química del material, o deberse a la presencia de material fundido (por la cual se reduce la densidad de un material a medida que aumenta su temperatura).
Simons e Ito interpretaron que la anomalía de densidad observada era el resultado de los efectos de temperaturas sumamente elvadas en la astenosfera de la zona oeste de Estados Unidos y en las áreas cercanas a su litoral.Para explicar la aniomalia el pico de temperatura requerido era unos 300 grados centígrados.

Nosotras hemos subido esta entrada, porque nos pareció una noticia muy interesante ya que es una cosa que no imaginaríamos que se pudiera observar de tal manera como lo es con un GPS.
Y creemos que es una buena investigación la que han llegado a conseguir estos científicos, que se les haya ocurrido semejante cosa es bastante interesante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

aporta siempre algo positivo

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.